viernes, 7 de noviembre de 2014



Muchos niños con ceguera o problemas de visión no empiezan a leer Braille hasta los seis años, pero gracias a un proyecto desarrollado por investigadores de la Universidad de Colorado, esto va a cambiar. Gracias a su impresora 3D los pequeños ya pueden acercarse a clásicos de la literatura infantil.


Tom Yeh, profesor asistente en el Departamento de Informática de esta universidad y director de este proyecto, ha informado en un artículo publicado en Mashable, que el objetivo del Tactile Picture Books Project es utilizar la informática para mejorar la vida de las personas y aunque en un principio no resultaba en absoluto sencillo, confiesa que ha sido especialmente gratificante.

Para su realización, este departamento ha contado con la colaboración de Anchor Center, una organización de Dever dedicada a apoyar y educar a pequeños con problemas de visión. Alice Applebaum ha dicho a Mashable que mediante estos libros y sus texturas los niños pueden sentir las historias, es como cuando se aprende a leer con los ojos, pero en este caso es aprender a leer con el resto de los sentidos. Aunque la aparición de estos libros no implica el que estos niños acaben siendo mejores lectores, si que los hará más conscientes de lo que cómo se ve el mundo –añade.

Tactile Picture Books Project está probando en estos momentos programas de software y talleres para enseñar a los padres a crear sus propios libros –explica Yeh. Los investigadores esperan incorporar instrucciones y algoritmos en su página web para que cualquiera pueda crear productos con sus propias impresoras 3D. Solo habrá que esperar –concluye el artículo– a que estas reduzcan sus precios y sean más asequibles.

Fuente: lecturalab

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscríbete a RSS Síguenos en Twitter!